Edición Nro. 102 - Marzo 2018

NUESTROS JUBILADOS

NOTA 8

REPRO DIGITAL EN MARZO
HOMENAJE A LAS MUJERES

“Uno tiene que ir dejando de a poco el trabajo. Ahora cuando no tengo más ganas de trabajar dejo y me voy a la playa, para eso estamos en Mar del Plata”, narra entre risas la Dra. Laura Musolino quien a fines de 2017 alcanzó el beneficio jubilatorio y recibió la medalla correspondiente en el tradicional acto que la Caja de Seguridad Social llevó a cabo en Sede Provincial.

Graduada en la Universidad Nacional de Mar del Plata, recuerda con orgullo su paso por las instituciones educativas de su ciudad. “Éramos muy estudiosos y aplicados. Mi generación de colegas ha sido muy derecha, muy cumplidora de lo ético. Hay excepciones, pero todos tenemos una tónica de trabajo muy similar y acostumbramos a consultarnos”, repasa la Dra. Musolino.

La profesional también analiza el presente: “Cuando uno se va poniendo viejo piensa que todo lo anterior fue mejor, pero tengo algunas certezas de que antes nosotros los estudiantes le poníamos más garra”. Luego agrega: “Me da la sensación de que las generaciones jóvenes se toman las cosas de un modo demasiado light, y nosotros nos las tomábamos demasiado a pecho. Hay que buscar un término medio”, concluye.

Éramos muy estudiosos y aplicados. Mi generación de colegas ha sido muy derecha, muy cumplidora de lo ético

Su padre, el Dr. José Musolino, junto con otros colegas impulsaron la creación de la Delegación Gral. Pueyrredon del Consejo. “Cada vez que voy allí veo la placa que lo recuerda y me da mucho orgullo; he ido con mis hijos que señalan la placa y dicen Ahí está mi abuelo”, narra emocionada.

“Yo estoy muy orgullosa de mi profesión y de pertenecer a un grupo profesional. La pertenencia me da mucho orgullo porque seguimos siendo sacrificados cumplidores de las normas, estudiosos, padecemos cuestiones tecnológicas y seguimos adelante”, enumera y agrega: “Estoy orgullosa de mi profesión y del otro trabajo que las mujeres profesionales hemos hecho, la familia. Llevar las dos cosas no es fácil, pero se puede”.

La Dra. Musolino (a la izquierda) es hija de referentes de la profesión en la delegación Gral. Pueyrredon.

Madre de Florencia y Roque, cuenta que el trabajo y la maternidad siempre fueron de la mano en su vida. “Florencia a los quince días de nacida ya estaba en el moisés en la oficina al lado de la sumadora” y años después cuando llegó el varón “muchos clientes tenían que esperar afuera y conversar con mi papá porque Roque tenía que comer”.

Sus hijos decidieron seguir otras carreras y están haciendo su camino. “Ellos tienen derecho a elegir, como lo tuve yo que empecé estudiando Turismo y faltándome solo la tesis para la licenciatura me pasé a las ciencias económicas y descubrí que esa era mi vocación”.

Aunque ya el invierno no la alcanza sin gamulán, la colega decidió mantener la matrícula activa para continuar trabajando. “Me resulta imposible delegar, nunca me dejó tranquila”, admite y detalla la Dra. Musolino: “No me preocupa, cuando no tenga más ganas no trabajaré más”.

Finalmente advierte que también es una etapa para dedicarle tiempo a tareas pendientes. “Es muy difícil no hacer nada, pero ahora, como se dijo en la ceremonia, es un momento para nosotros”.

Estoy orgullosa de mi profesión y del otro trabajo que las mujeres profesionales hemos hecho, la familia. Llevar las dos cosas no es fácil, pero se puede

TAGS •

Mar del Plata, Laura Musolino,
Vorknews Sistema para diarios online