El Dr. Lombardo estudió en la ciudad de La Plata, pero siempre supo que quería volver a su ciudad natal -Bragado- para ejercer la profesión. 

Por su parte el Dr. Carlos Del Frade dejó San Nicolás para cursar sus estudios en Rosario y luego regresó a montar su estudio. 

Finalmente, el Dr. Oscar Parrotta estudió en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca, su lugar en el mundo, y allí desplegó su estudio profesional.

Tres historias, tres ciudades, tres universidades, un mismo logro: 50 años en la matrícula.

Edición Nro. 106 - Noviembre 2018

50 AÑOS EN LA MATRÍCULA

Con la idea de seguir conociendo a este selecto grupo de profesionales que comenzaron con la matrícula hace 50 años, tomamos contacto con tres colegas a los cuales las Ciencias Económicas les marcaron un estilo de vida. En esta charla con RePro Digital recordaron los años de estudios en la Universidad, los vaivenes que la profesión atravesó a lo largo de los años e hicieron un balance con saldo positivo.

 

Dr. Edgardo Lombardo - Dlg. Bragado

El Dr. Edgardo Lombardo, matriculado de la Delegación Bragado.

El Dr. Lombardo estudió en la ciudad de La Plata, pero siempre supo que quería volver a su ciudad natal para ejercer la profesión. Sobre su acercamiento a los números, dijo que “algo de contabilidad había visto en la Escuela Comercial y tenía un docente, el profesor Valeri, que era muy bueno. Además un amigo estudiaba Ciencias Económicas y eso me hizo decidirme”.

Como la mayoría de los estudiantes del interior que llegaban a la capital provincial para alcanzar el título universitario, el colega habitó una casa sobre la calle 1 junto a un grupo de amigos. “En esa época se volvía poco a la casa porque había mucho que estudiar. Cuando se podía ir de visita, lo hacía en micro o en tren, pero la mayoría de las veces con algún amigo que me llevaba”, describe sobre cómo era volver a tener contacto con la familia en épocas difíciles.

A propósito de esa etapa, nos contó que a modo de cierre de los estudios universitarios, junto con un grupo de 60 compañeros realizaron un viaje a Brasil durante casi 20 días. “Es un recuerdo inolvidable”, se sincera.

La ruta a casa

Con la idea clara de que Bragado era el destino que lo esperaba tras la graduación, emprendió la vuelta sin dudarlo. “Es mi ciudad preferida”, la describe. “Me llamó el Ingeniero Coll, una persona muy importante acá en ese momento, y me dio trabajo. Estaba vendiendo autos y él me ayudó mucho”, sostiene.

En cuanto a la actividad profesional, el estudio contable fue el eje de su carrera y lo cerró hace poco tiempo. “Lo tuve con varios amigos y trabajábamos con mucha gente de la ciudad. Incluso con varios colegas de otros estudios con los que nos consultábamos cosas”, detalla.

Padre de cuatro (una hija es Contadora y vive en la localidad de Darregueyra, partido de Puan, a 460 km. de Bragado) y abuelo de 11, no duda en afirmar que “volvería a elegir la carrera, sin dudas”, aunque también reconoce que “ahora no es como antes, hay mucho más profesionales en la ciudad. Cuando me recibí y me instalé éramos dos”.

 

Dr. Carlos Del Frade - Dlg. San Nicolás

Hay personas que están destinadas a seguir una carrera universitaria y ese es el caso del Dr. Carlos Del Frade quien no solo hizo el secundario en la escuela Comercial de su ciudad sino que su padre trabajaba en los Tribunales del Juzgado Laboral. “Él traía expedientes a casa y yo hojeaba las pericias contables que hacían los Contadores designados. Me empecé a entusiasmar. Después, con un compañero de la escuela, empezamos a ordenarle los papeles a un cliente y eso me impulsó a seguir la carrera”, detalla.

El período universitario lo transitó en Rosario donde se le fue otorgada una beca de estudios, la cual le exigía mantener un alto nivel de notas en las materias. “Te asignaban un padrino que colaboraba con el alumno en todo lo que podía necesitar. A mí me tocó el profesor de la materia Bancos que era muy difícil y él muy exigente”.

La instalación en San Nicolás fue de menor a mayor: primero puso un estudio en su casa con un solo cliente; “pasaron algunos años y pude comprar un local chico y mudarme ahí. Y después en 1980 vendí y adquirí un inmueble en el centro de la ciudad frente a la plaza principal que es donde me radiqué definitivamente”.

El Dr. Carlos Del Frade junto a su hija, quien también es profesional de las Ciencias Económicas.

Se hace camino al andar

El estudio contable continúa con ardua actividad. Hoy, acompañado de su hija que también es colega, le brinda toda su experiencia y apoyo. “Hace más de 10 años que es graduada, ella se encarga de todo lo relacionado con los entes ya que está muy al día de los cambios importantes”. El colega no quiso dejar de mencionar que también supo compartir trabajo con un hijo Contador quién falleció tras una dura enfermedad. “Eso me cambió la vida. A mí y a toda la familia”, comentó emocionado.

Sobre el final de la charla detalló que es Síndico en algunas firmas metalúrgicas y que varias empresas del parque industrial local son clientes. “Estoy estudiando disposiciones para después compartirlas con mi hija, aunque también hacemos los cierres de balances en conjunto”, concluyó. 

 

Dr. Oscar Parrotta - Dlg. Bahía Blanca

El Dr. Oscar Parrotta en el estudio contable que comparte con un amigo, los hijos de ambos y dos colaboradores más.

Nacido y criado en Bahía Blanca, este colega profesional comenzó a estudiar contabilidad desde el primer año del colegio secundario y terminó recibiéndose de Perito Mercantil. “Mi hermano trabajó una temporada con el antiguo impuesto al rédito en una zona rural de la ciudad y eso hizo que terminara de despertar el interés por la profesión. También influyó que de la escuela salimos un grupo de 5 amigos todos a estudiar Ciencias Económicas en la Universidad Nacional del Sur. Con uno de ellos tengo el estudio actualmente, desde 50 años”, comienza la charla.

Si bien reconoce que tener una universidad en su ciudad le facilitó las cosas por no tener que mudarse, también esgrime que comenzó a trabajar durante los primeros años de cursada. “Me llamaron de un taller de chapa y pintura y reparación de autos para que les ordene los papeles y registrara los ingresos y gastos. Fue mi primera experiencia laboral”, recuerda.

Los horarios vespertinos de la cursada universitaria le permitían poder realizar actividades laborales durante el día. “En tercer año comencé con media jornada de trabajo en un negocio de venta de repuestos y en otro de venta de materiales para la construcción”.

Tras un breve paso por la administración pública en la Municipalidad de Bahía Blanca, se dedicó luego a la profesión independiente. “Abrimos el estudio con el Dr. Osvaldo Rossetti. Trabajamos mucho con pequeñas empresas y prácticamente abarcamos todas las áreas: impositivas, contable, previsional o societaria. Nunca nos inclinamos por una rama específica”, detalla sobre el día a día.

 

Dejando huella

Como la vida es un devenir constante, tanto el Dr. Parrotta como su socio en el estudio, incorporaron con el paso del tiempo a sus respectivos hijos, también colegas de las Ciencias Económicas. “Mi hijo estudió en Córdoba y tras recibirse comenzó a trabajar allá. En un momento, una de las colaboradoras que teníamos acá se fue y lo llamé para que se sume. Hace 15 años que trabajamos juntos”, concreta el profesional matriculado.

En esa misma línea, nos contó que su hija mayor es Arquitecta, la segunda Licenciada en Nutrición y la cuarta comenzó a estudiar abogacía pero dejó para viajar a España, en donde vive actualmente.

Recordando que su primer acercamiento a una computadora fue estando en la función pública en tiempos de máquinas que perforaban tarjetas, reconoce que la diferencia de generaciones se ve en el uso de la tecnología. “Ellos tienen un gran manejo”, comenta.

A modo de cierre refirió que siente satisfacción por los años de profesión ya que “me permitieron trabajar de forma autónoma, que era lo que yo quería. Siento que soy reconocido por los clientes y respetado. La profesión te obliga a transitar los avatares propios de los cambios económicos de nuestro país, pero siempre traté de superar todas las dificultades estando constantemente actualizado”.

Además de los Dres. Lombardo, Del Frade y Parrotta, también son reconocidos por la institución las Dras. Marta Julia Busso y Ángela Susana González y los Dres. Pascual Alberto Torga, Carlos Ernesto Pisani, Pedro Daniel Ceci, Raúl Alfredo Lenzetti, Enrique Eriberto Etchegaray, Félix Rodolfo Gambini, Eduardo Daniel Loguzzo, Carlos Augusto Giacobini, Rubén Luis Parodi, Américo Pedro Despuy, Jorge Fernando Picabea, Hugo Héctor Santo Domingo, Alberto Oscar Buamden, Roberto Agustín Estévez, Mario Miguel Giacobbe, Héctor A. Rodríguez Fenocchio, Roberto Pablo Sommer, Félix Acha, Rubén Gabriel y Hugo López Aranzasti.


TAGS •

Bahía Blanca, San Nicolás, Dr. Edgardo Lombardo, Bragado, Dr. Carlos Del Frade, Dr. Oscar Parrotta,
Vorknews Sistema para diarios online