Edición N. 111 - Septiembre / Octubre 2019

MADRES E HIJAS MATRICULADAS

Nota 5

“Creo que mi madre influyó en haber estudiado ciencias económicas en un ciento por ciento. Ver que era una mujer independiente, libre, decidida, que no necesitaba de nadie más que de ella para hacer lo que quiera me dio una proyección de lo que yo podía llegar hacer en mi vida, además de que me encantaban los números”.

De esta forma la Dra. Felicitas Barcelonna describe a su madre, la Dra. Adriana Beatriz Mutti, con la que transita la profesión actualmente compartiendo un estudio contable en Azul, la ciudad que las vio nacer.

Si bien tenía inclinación hacia la abogacía, se dio cuenta que “no quería dejar de estar relacionada con los números para toda mi vida porque me encantaba todo lo que era matemática y tenía mucha facilidad”. Por ello, dejó la carrera que había comenzado en Buenos Aires y se trasladó a Tandil para estudiar como contadora en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN).

En el caso de la Dra. Mutti, su elección por las ciencias económicas reconoce que fue “sin saber mucho de que se trataba”, pero con los años se dio cuenta que le gustaba y está agradecida de haberla elegido. “Siempre tuve inclinación por los números y tuve facilidad para las matemáticas, eso influyó en que pueda desarrollar la profesión como lo hago”.

Sus inicios como contadora fueron casi exclusivamente en empresas agropecuarias y en ese entonces, con la aplicación del IVA y sin la tecnología actual, hacía parte de su trabajo en el campo y era docente en la UNICEN de Tandil. “Repartía mi tiempo entre eso y la gran tarea de ser mamá”, agrega.

Lo mejor de trabajar con mi mamá y tenerla como colega es la libertad y la confianza de poder preguntarle lo que sea. Ante cualquier problema ella sabe que siempre va a tener mi espalda
Dra. Felicitas Barcelonna

Mientras la Dra. Mutti pasaba los libros de IVA sus hijas se sentaban en un escritorio pequeño al lado suyo en el que jugaban, escribían y hablaban entre ellas: “cuánto te dio el IVA, tiene o no tiene IVA”.

“Creo que esas cosas las han marcado porque hoy en día son contadoras las dos. Ellas me veían trabajar y en algún momento pensé que no iban a seguir mis pasos y reclamaban mi atención. Les influyó mucho que su madre, con el paso del tiempo y afianzada en la profesión, lograra una autonomía económica y una realización personal; vivieron en primera persona lo que significa la independencia laboral de una mujer y lo que ello conlleva”, destaca.

En este punto, su hija y colega coincide ya que recuerda sentirse muy feliz “de sentarme a jugar junto con ella mientras hacia sus tareas, la verdad que me encantaba eso. Compartir juntas el mismo espacio me gustaba mucho”.

Transitando juntas la profesión

En el ámbito de su estudio Felicitas asegura que lo mejor de trabajar con su madre y tenerla como colega “es la libertad y la confianza de poder preguntarle lo que sea o confesarle cualquier cosa. Ante cualquier problema ella sabe que siempre va a tener mi espalda y tengo la libertad de poder hablar todo: discutir, charlar e intercambiar opiniones en cualquier ámbito”.

La Dra. Mutti coincide en que la relación laboral con su hija es lo mejor que le pudo pasar. “Es poder compartir todos los días y estar en contacto todo el tiempo. Puedo irme y dejar el estudio sabiendo que está en buenas manos”.

Además, indica que con su incorporación se sumaron muchos clientes de su generación y que, si bien muchas veces pensó en dejar de a poco la actividad independiente, actualmente reafirma a diario su decisión de sumar a su colega: “Cada vez tengo más trabajo y eso me encanta”.

Trabajar con mi hija es una alegría enorme, es lo mejor que me pudo pasar. Es poder compartir todos los días y estar en contacto todo el tiempo. Puedo irme y dejar el estudio sabiendo que está en buenas manos
Dra. Adriana Beatriz Mutti

TAGS •

Azul, Felicitas Barcelonna, Adriana Beatriz Mutti,
Vorknews Sistema para diarios online