Edición N. 112 - Noviembre / Diciembre 2019

EDITORIAL

Del escritorio del Presidente

Hugo R. Giménez Hugo R. Giménez Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires

Culmina el año 2019. Un año en el que los argentinos hemos tenido la oportunidad de expresar nuestra voluntad democrática y elegir a nuestros gobernantes. Este hecho genera esperanzas a todos los argentinos y no hay dudas de que debemos sostener este ejercicio que es el que nos permite renovar la fuerza de la decisión popular.

Y comienza el 2020. No se nos escapa que el 1° de enero es un día más, como cualquier otro del calendario, y no sabemos por qué es el día en el que se generan mayores expectativas de cambios, de consolidación de logros en lo laboral y en lo personal. Como si fuera un día prodigioso en el que, como por arte de magia, quedan enterrados los hechos negativos y dan lugar a nuevas circunstancias que esperamos sean mejores y más provechosas. Y está bien que así sea porque en este renovar esperanzas podemos generar el mejor ánimo para enfrentar el nuevo año que seguramente estará signado, en lo individual y en lo global, por las complicaciones propias de un marco con dificultades crecientes.

Y en este contexto debemos enfrentar las propias de nuestro ejercicio profesional.

Los profesionales de ciencias económicas hemos sido colocados en un lugar en el cual se multiplican las exigencias, los cambios intempestivos, las responsabilidades crecientes. Donde no son escuchados los justos reclamos que se han hecho de mil formas. Donde da la sensación de que la falta de valoración de la actividad profesional se constituye en una característica distintiva de nuestra participación como nexos entre el sector privado y el público en numerosas actividades.

Y ha sido preocupación de nuestro Consejo Profesional darle visibilidad a esta situación, ante quienes son los encargados de la administración y a la comunidad en general. Seguramente no siempre hemos obtenido el resultado que esperábamos. Pero seguiremos en este difícil camino en la convicción de que es el modo de dejar sentada la problemática de nuestra matrícula, ante los innumerables excesos que se producen a diario.

Nuestra economía, altamente inflacionaria, nos ha puesto en la necesidad de tomar los recaudos para la jerarquización de la información contable. Lo que, sumado al cumplimiento de las condiciones objetivas para la realización del ajuste por inflación impositivo, generó alteraciones en la rutina laboral de los profesionales matriculados.

En este contexto ha transcurrido este año que culmina. Con las complicaciones a las que estamos acostumbrados, pero siempre en el marco de responsabilidad asumido al momento de abrazar nuestras profesiones.

Cuando nos volvamos a comunicar ya estaremos transitando el nuevo año. Por ello quiero expresarles nuestros más sinceros deseos de ventura personal para el año que iniciamos y que pasen unas muy felices fiestas en compañía de vuestros seres queridos.

Felicidades a todos.

Hasta la próxima.

Vorknews Sistema para diarios online