Este trabajo presentado por tres colegas de las provincias de Santa Fe y Río Negro, es consecuencia de su participación como disertantes en las últimas Jornadas Agropecuarias, evento que nuestro Consejo Profesional llevó a cabo en 2019 en la Delegación Tandil.
La preparación, emisión y auditoría de información financiera, adquieren mayor complejidad en escenarios como el argentino, caracterizados por elevada inflación. En un contexto semejante, los contables que se desempeñan en el sector agropecuario afrontaron un doble desafío durante los dos últimos años: poner en práctica los cambios normativos sobre reconocimiento y medición de activos biológicos y productos agropecuarios y resolver los dilemas planteados por la reanudación del ajuste por inflación.
Los autores, especialistas es contabilidad agropecuaria, analizan las distinta aristas del sector y dedican especial atención al ajuste por inflación en la actividad.

ARTÍCULO PUBLICADO EL viernes 02 de octubre
Edición N. 117 - Septiembre / Octubre 2020

NOTAS DE AUTOR




Dra. Silvina B. Marcolini
Contadora Pública, Magister en Contabilidad, docente de grado y posgrado en diferentes Universidades del país.
CPCE Santa Fe - Cámara I




Dr. Hernán J. Perotti
Contador Público, Especialista en Contabilidad y Auditoría para Pymes, Máster en Gestión Empresarial Internacional y docente universitario.
CPCE Santa Fe - Cámara II




Dr. Alfredo O. Zgaib
Contador Público, Formador en NIIF,
docente de grado y posgrado en diferentes
Universidades del país.
CPCE Río Negro

La preparación, emisión y auditoría de información financiera, adquieren mayor complejidad en escenarios como el argentino, caracterizados por elevada inflación. En un contexto semejante, los contables que se desempeñan en el sector agropecuario afrontaron un doble desafío durante los dos últimos años: poner en práctica los cambios normativos sobre reconocimiento y medición de activos biológicos y productos agropecuarios y resolver los dilemas planteados por la reanudación del ajuste por inflación.

 

Medición de activos específicos de la actividad agropecuaria

El primero de los retos emergió de la Resolución Técnica (RT) 46, cuyas modificaciones a la RT 22 rigen para los ejercicios iniciados el 1º de enero de 2018. Estas normas, enfocadas en la medición y exposición de los activos típicos de la actividad agropecuaria, distinguen entre activos biológicos y productos agropecuarios.

Aunque con excepciones, tanto unos como otros deben medirse sobre la base de valores corrientes a la fecha de cierre ejercicio, tal como exponemos a continuación:

a) Activos biológicos destinados a la venta:

a) Con mercado activo en su condición actual: valor razonable menos gastos estimados en el punto de venta (VRGV).

b) Sin mercado activo en su condición actual pero con un mercado de esas características para bienes similares, cuyo proceso de desarrollo ya se completó o se encuentra más avanzado:

I. En la etapa inicial de desarrollo: costo de reposición (CR) de bienes y servicios para obtenerlo.

II. En etapas posteriores de desarrollo: VRGV. Valor que podrá estimarse mediante técnicas de valoración (tales como valor presente de flujos netos de efectivo futuros o costo de reposición).

c) Sin mercado activo: VRGV.

b) Activos biológicos destinados al uso. Animales reproductores:

a. Con mercado activo en su condición actual: CR.

b. Sin mercado activo en su condición actual pero con mercado activo al inicio de su producción: CR de un bien similar, neto de depreciaciones acumuladas.

c. Sin mercado activo, en la etapa inicial: costo, neto de depreciaciones acumuladas (CODA).

d. Sin mercado activo, desde la etapa de producción: se podrá optar entre el CODA y el modelo de la revaluación previsto en la RT 17 (MR).

c) Activos biológicos destinados al uso. Plantas productoras:

a. En la etapa inicial: costo.

b. En la etapa de producción con volúmenes y calidad comercial: se podrá optar entre el CODA y el MR.

d) Productos agropecuarios en el momento de la cosecha, recolección u obtención: VRGV.

e) Productos agropecuarios (controlados por sus productores) luego de la cosecha recolección u obtención:

a. Destinados a la venta o a ser utilizados como semilla o insumo de la producción agropecuaria: VRGV.

b. Destinados a ser utilizados como insumo de un proceso industrial: CR.

En algunos casos, la norma admite la utilización del costo original como excepción.

 

Resultados derivados de activos biológicos y productos agropecuarios

Existen en la actividad agropecuaria hechos generadores de resultados que no se derivan del intercambio ni guardan relación con los costos incurridos, pues devienen de la transformación o desarrollo vegetativo experimentada por los activos biológicos.

Los resultados de tenencia se vinculan con la medición a costo de reposición y calculan mediante la comparación de tales costos en dos momentos diferentes.

Se trata de los resultados de producción, cuyo reconocimiento en el momento de la cosecha, recolección o faena requerirá comparar la medición de los productos agropecuarios a dicha fecha y la última medición anterior de los activos biológicos que los originaron (la que podría ser nula si el proceso biológico tuvo lugar íntegramente durante el ejercicio). Por otro lado, para determinarlos al cierre de ejercicio deberemos comparar la medición de los activos biológicos a esa fecha con su medición previa.

Una segunda categoría de resultados está representada por la medición a valor razonable menos gastos estimados en el punto de venta. Su cálculo exige confrontar la medición al cierre con el importe en libros de los activos.

En el caso de los activos biológicos dicho importe es una consecuencia de la suma algebraica de la medición inicial, las compras, la producción agropecuaria y las ventas del período. Y en el de los productos agropecuarios será una consecuencia de computar su medición inicial a VRGV, el valor de la producción agropecuaria al momento de la cosecha, recolección o faena del período, las ventas del ejercicio medidas a VRGV y los consumos.

Por último, los resultados de tenencia se vinculan con la medición a costo de reposición y calculan mediante la comparación de tales costos en dos momentos diferentes.

 

Ajuste por inflación en la actividad agropecuaria

El segundo desafío, como dijimos, irrumpió con la reanudación del ajuste por inflación. Una de las consecuencias más relevantes de este mecanismo contable consiste en el incremento de los importes nominales, revelados en los estados sin reexpresar, de los activos medidos al costo de producción o adquisición.

Pero posiblemente el aumento relativo en la medición de los activos sea menos significativo en la actividad agropecuaria que en otros sectores. En efecto, puesto que activos biológicos y productos agropecuarios deben medirse, salvo excepciones, sobre la base de valores corrientes (valor razonable o costo de reposición), su importe histórico coincidirá con el expresado en moneda homogénea.

Posiblemente el aumento relativo en la medición de los activos sea menos significativo en la actividad agropecuaria que en otros sectores.

Ahora bien, la determinación de los resultados típicos de la actividad agropecuaria no podrá efectuarse mediante el producto del importe neto calculado en moneda nominal por el coeficiente que refleja la variación de precios, sino expresando previamente en moneda de cierre cada uno de los factores que generan ese neto (medición inicial, compras, consumos, ventas). En definitiva, tendremos que seguir los pasos descriptos en el acápite 22, de la primera parte de la Guía de aplicación de las normas contables sobre ajuste por inflación (FACPCE), para los “Resultados por comparación de magnitudes cuyas mediciones fueron efectuadas en momentos diferentes”. Es decir:

“a) Determinar la fecha de origen de cada una de las partidas que se usó en el cálculo de la partida neta de resultados.

b) Reexpresar cada una de las cifras por el coeficiente de reexpresión que le corresponde según su fecha de origen.

c) Calcular la diferencia entre las cifras reexpresadas del punto b)”.

Además, claro, la contabilidad en moneda homogénea revelará el RECPAM. Sobre este último suele decirse que su incidencia dependerá del balance de los activos y pasivos usualmente denominados “monetarios” y, con cierta frecuencia, también se afirma que ese balance constituye un factor clave para determinar o estimar si los resultados en términos reales serán mayores o menores que el beneficio o pérdida histórica.

El ajuste por inflación indefectiblemente dará lugar a resultados menos favorables que los calculados en una contabilidad histórica.

Tal comparación omite considerar los activos que, sin ser monetarios, se miden en función de valores corrientes. Cuando son estos los que predominan, incluso si hubiese pasivos monetarios netos, el ajuste por inflación indefectiblemente dará lugar a resultados menos favorables que los calculados en una contabilidad histórica. Supongamos el caso de una explotación agropecuaria que cuenta al inicio con $ 5.000 de activos biológicos y $ 2.000 de pasivos monetarios netos. E imaginemos que durante el ejercicio no realizó operaciones, que el valor razonable de los activos biológicos a la fecha de cierre fue de $ 9.000 y que el nivel general de precios trepó a un ritmo del 50% anual. La utilidad histórica será en estas circunstancias igual a $ 4.000 (por diferencia entre el VRGV al cierre e inicio de ejercicio) mientras que el resultado en moneda homogénea ascenderá a $ 2.500, debido a un RECPAM favorable de $ 1.000 (50% de $ 2.000) y una diferencia entre VRGV de $ 1.500 ($ 9.000 – $ 5.000 x 1.5).

Este ejemplo nos permite ilustrar, por un lado, acerca de los fenómenos económico-financieros que sólo podemos advertir cuando la información contable se expresa en moneda homogénea. Por otro, sobre las implicancias de discriminar adecuadamente los resultados en virtud de las causas que los producen: en este caso, la actividad agropecuaria y la gestión financiera en un escenario inflacionario.

Cuestiones que, en definitiva, podrán manifestarse de modo adecuado siempre que podamos resolver el doble desafío aludido al comienzo de este artículo.

Los contenidos que se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento de los editores.


TAGS •

ajuste por inflación, auditoría, información financiera, inflación, contabilidad agropecuaria, cambios normativos,
Vorknews Sistema para diarios online