La pandemia del covid-19 obligó a todos los sectores de la sociedad a modificar sus prácticas, sobretodo en lo que concierne a los ámbitos laborales y económicos. Para eso, la implementación de la tecnología no sólo fue fundamental para atravesar los tiempos pandémicos -que aún no finalizaron- sino que también les brindó herramientas a las PyMes para reconstruirse con visión al futuro. Según un estudio publicado por Microsoft, el 79% de las PyMes argentinas afirmaron que el uso de nuevas tecnologías es “clave” para sus tareas durante la pandemia, y el 66% planea o desea invertir en más tecnología, por lo que las herramientas de comunicación llegaron para quedarse.

En ese sentido, se sancionó y reglamentó la Ley de Economía del Conocimiento, mediante la cual las empresas de desarrollo de tecnologías y conocimiento se verán beneficiadas con una rebaja de hasta 70% en las contribuciones patronales y el 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones, entre otras medidas.

La pandemia del covid-19 obligó a todos los sectores de la sociedad a modificar sus prácticas, sobretodo en lo que concierne a los ámbitos laborales y económicos. No fue la excepción el caso de las pequeñas y medianas empresas, que debieron adaptarse a los períodos de cuarentena y distanciamiento social para continuar con sus respectivos rubros. Para eso, la implementación de la tecnología no sólo fue fundamental para atravesar los tiempos pandémicos -que aún no finalizaron- sino que también les brindó herramientas a las PyMes para reconstruirse con visión al futuro.

En ese sentido, Microsoft presentó en los últimos días  un informe titulado “¿Cómo las Pymes argentinas se adaptan a la nueva normalidad?”, en donde analizan los cambios y desafíos que afrontan las empresas nacionales en el presente y de cara a lo que viene. De allí se desprende el dato de que, según la consultora DAlessio IROL, el 44% de las Pymes argentinas estaba lista al momento de comenzar la cuarentena, a finales de marzo del 2020, para realizar tareas de teletrabajo, mientras que el 22% aseguró estar muy mal preparados para realizar dichas tareas. El porcentaje restante se manifestó como “regular”. Por su parte, en torno a la disponibilidad para llevar adelante ventas online (el gran salto para las empresas durante la pandemia) el 39% dijo estar capacitado para hacerlo, mientras que un 50% del sector empresarial expresó no estarlo o estarlo de manera regular, a pesar de que 7 de cada 10 empresas realizaron, al menos una vez, tareas de teletrabajo. El 11% restante de los consultados no brindó información.

El 79% de las unidades consultadas afirmaron que el uso de nuevas tecnologías fue “clave” para sus tareas, y el 66% planea o desea invertir en más tecnología.

Mayor inversión en tecnología: el deseo y la realidad

El dato de importancia llega cuando la consulta ronda en torno al deseo de inversión de las PyMes en más y mejor tecnología para realizar sus tareas. El 79% de las unidades consultadas afirmaron que el uso de nuevas tecnologías fue “clave” para sus tareas, y el 66% planea o desea invertir en más tecnología, por lo que las herramientas de comunicación se abren camino y parece que llegaron para quedarse.

Hilando más fino, se estima que esas inversiones serán particularmente en herramientas que permitan el teletrabajo (39%), conexiones VPN (38%), nuevo hardware o software para realizar videoconferencias (38%), virtualización de escritorios (30%), sitios web (25%), soluciones de nube (22%), venta por e-commerce y nuevo hardware (21%).

En cuanto al software más utilizado durante el 2020, podemos encontrar los programas bajo licencia de Office 360 (Microsoft) así como también la amplia gama de herramientas que ofrece Google, como la edición online a través de Google Docs y las videoconferencias -incluso gratuitas y sin límite de tiempo- de Google Meet. Por otro lado, cuando de trabajar en equipo y organizar tareas se trató, Slack fue uno de los más utilizados, según datos aportados por la consultora argentina 7Puentes.

 

Ley de Economía del Conocimiento

y las tareas pendientes de cara al futuro

Por supuesto que todo lo consignado anteriormente se dio como una obligación coyuntural ante la imposibilidad de seguir realizando encuentros presenciales y tareas habituales en oficinas y otros lugares físicos. La demanda real creció a partir de dicha obligación y, aunque parece que fue el paso necesario para implementar de aquí en más dichas herramientas, aún hay fuertes tareas pendientes. Sectores empresarios apuntan a que una modernización del Estado Nacional sería de gran ayuda para empresas privadas y también para el sector público, no sólo desde lo impositivo, sino también desde la producción de nuevos servicios relacionados a sectores como salud, educación y energía.

La Ley de Economía del Conocimiento establece beneficios fiscales para fomentar las actividades del sector tecnológico, como una una rebaja de hasta 70% en las contribuciones patronales; y fija en 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones de servicios.

En ese sentido, se destacó la reglamentación de la Ley de Economía del Conocimiento como un paso importante en esa integración y modernización. Esta ley, según se expresó de manera oficial, “tiene como objetivo promover nuevas tecnologías, generar valor agregado, fomentar el empleo de calidad, facilitar el desarrollo de pymes y aumentar las exportaciones de empresas que se dediquen a la industria del software; la nanotecnología; la biotecnología; las industrias audiovisual, aeroespacial y satelital; la ingeniería para la industria nuclear y la robótica, entre otras actividades”.

La ley 27. 570, sancionada por el Congreso en el mes de octubre de 2020, ofrece además beneficios fiscales para fomentar las actividades de este sector, como una reducción del Impuesto a las Ganancias -según el tamaño de la empresa- y una rebaja de hasta 70% en las contribuciones patronales. Además, se fija en 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones de servicios para las empresas que cumplan con todos los requisitos de la ley, algo que antes se establecía en un 5%.

Hasta el momento, las empresas de Servicios Basados en el Conocimiento exportan cerca de 6.000 millones de dólares al año, ubicando al sector como el tercer complejo exportador del país. La ley, según se informó, no sólo busca desarrollar a dichas empresas, sino también que ese desarrollo genere mayores herramientas para abaratar costos en softwares y otras herramientas de avanzada fabricadas a nivel nacional, generando así un vínculo y un circuito virtuoso entre empresas argentinas.

La pandemia se extendió mucho más de lo que en un principio se imaginó, y será cuestión de que todos los sectores implicados aporten en el asentamiento de los nuevos instrumentos tecnológicos que harán crecer a las PyMes.


TAGS •

inversión, PyMes, Tecnología, Beneficios Fiscales,
Vorknews Sistema para diarios online