ARTÍCULO PUBLICADO EL viernes 21 de enero
Edición N. 125 - Enero / Febrero 2022

NOTAS DE AUTOR

Dra. Natalia Christensen Dra. Natalia Christensen Lic. en Administración de Empresas
Presidenta del Instituto Argentino de la Empresa Familiar (IADEF)
Presidenta del Instituto Latinoamericano de la Empresa Familiar (ILAEF)

Capacitaciones sobre este tema

El autor del presente artículo es capacitador del Instituto de Postgrado e Investigación Técnica (IPIT) de nuestro Consejo Profesional y ha brindado cursos al respecto.
Consulte al IPIT acerca de la disponibilidad de sus cursos o por nuevas ediciones de esta formación.
ipit.cpba.com.ar | ipit@cpba.com.ar

Estamos viviendo cambios significativos, los cuales están poniendo en peligro la continuidad de la empresa familiar, principal cliente del profesional de Ciencias Económicas. Para la Empresa Familiar es una trampa caer en la parálisis o bloqueo, posponer y no aplicar herramientas creadas para dar respuesta a la complejidad de las relaciones entre Empresa, Familia y Propiedad.

Corresponde que las/los líderes de las Familias Empresarias se hagan las siguientes preguntas: ¿Sabe usted cuáles son los riesgos que enfrenta su empresa familiar?, ¿Conocen ustedes la probabilidad de ocurrencia y el impacto de los riesgos que su empresa, familia y patrimonio?, ¿Ha listado cuáles son y qué acción tomar con cada uno de ellos? e importantísimo, pensar en ¿Quién coordinará la gestión de riesgo, qué equipo de profesionales de diferentes disciplinas acompañaran a la familia empresaria para superar riesgos y desafíos?

En nuestra labor con familias empresarias orientamos sobre cómo construir un cuadro de clasificación de riesgos de Familia Propietaria (dueños actuales y futuros), un esquema con el cual identificar riesgos, para luego tomar decisiones más eficientes y acertadas. Esta excelente herramienta permite determinar qué riesgos son los que tendrán que regularse con acuerdos de familia empresaria y asignarle un responsable, así como tareas/fases de acciones, y un seguimiento.

Por ejemplo, en reuniones quincenales acompañamos a la familia empresaria de la Empresa “Fantasía”, y llevamos identificados 12 riesgos que tienen descritos con la medición de “alto”, “medio”, “bajo” usando los colores de un semáforo. A dichos riesgos también le han definido con igual medición el impacto que pudiera ocasionarle a la Familia Dueña que eso aconteciera. Si el impacto es ALTO y la probabilidad de que el riesgo suceda también es ALTO, claramente es un riesgo crítico, dos luces rojas de peligro. 

En este ejemplo, el cliente Empresa Familiar entre muchos riesgos que ellos pudieron identificar y clasificar, eligieron 12 riesgos de más prioridad: enfermedad o deceso del familiar clave (Ejecutivo y Emocional), conflictos entre ramas familiares, pérdida de la confianza de propietarios que no trabajan en la empresa, ausencia de normas (no tienen un protocolo familiar), salida de socios, necesidad de liquidez del familiar, débil espíritu emprendedor en la siguiente generación, conflictos entre colaboradores -familiares/no familiares-, divorcios en miembros de la familia, falta de confidencialidad en miembros de la familia, rivalidad entre miembros de dos generaciones diferentes que confrontan, etc.

Una clasificación de estas características para la familia dueña de la empresa tiene mucho valor porque impulsa una actitud de equipo para dar respuesta a los riesgos, permite tomar consciencia de que superarlo juntos es la mejor opción. Es decir, aumenta el compromiso por administrarlo y supervisar la evolución del riesgo.

Estamos viviendo cambios significativos, los cuales están poniendo en peligro la continuidad de la empresa familiar, principal cliente del profesional de Ciencias Económicas.

La especialización de empresa familiar es la que dota al profesional para acompañar a la Familia Empresaria a alcanzar los acuerdos necesarios de este proceso. Sabemos que hay riesgos que “aceptar” (lo cual libera una energía que puede que recurrentemente este debilitando a la empresa familiar), otra opción es decidir “reducir” ese riesgo, o también están las opciones de “corregir” o “delegar”. Sea cual fuera la decisión de actuación que tome la familia accionista/dueña de la empresa, tendrá que consensuar también “quien será responsable” de la administración de ese riesgo y cuál es el plan de acción que se propone y aprueba, y se apoya seguir.

  • La rivalidad entre miembros de la familia suele ser un riesgo en este tipo de empresas.
  • El profesional en Ciencias Económicas acompaña a la Familia Empresaria a alcanzar los acuerdos necesarios.

Encuentros y debates entre profesionales de ciencias económicas y otras disciplinas sobre esta temática permitieron resaltar que la especialización de empresa familiar está en auge y crecimiento por la demanda de servicios de asesoramiento de carácter integrado para el ordenamiento empresarial, familiar y societario, en la búsqueda de lograr eficiencia organizativa y de gestión, armonía familiar, el bienestar de las personas, y la rentabilidad patrimonial.

Por último, los invitamos a visitar el portal www.iadef.org y a conocer los servicios que profesionales consultores de empresas familiares certificados están ofreciendo a las familias empresarias, programas de capacitación sobre las temáticas de la empresa familiar y así ampliar el network profesional interdisciplinario.

Si el impacto es ALTO y la probabilidad de que el riesgo suceda también es ALTO, claramente es un riesgo crítico.

Los contenidos que se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento de los editores.


TAGS •

Ciencias Económicas, profesionales, Empresas familiares, control, riesgo, cuadro de clasificación, patrimonio, network profesional interdisciplinario,
Vorknews Sistema para diarios online