Corría el año 1969 cuando el Municipio de Chivilcoy adquirió 42 hectáreas con un proyecto como objetivo: la creación de un Parque Industrial en la ciudad. La idea, para aquel entonces, fue sumamente innovadora: los chivilcoyanos seguirían los pasos de los recientes parques de Olavarría y Bahía Blanca, subiéndose al podio de los primeros emprendimientos de este estilo en el país. En la actualidad el Parque cuenta con 84 hectáreas, de las cuales el 95% están ocupadas por 67 empresas (34 de ellas, instaladas en los últimos 7 años), que emplean de manera directa a alrededor de 1900 trabajadores y trabajadoras. “En el Parque tenemos un puerto seco, que depende de la Aduana. No sólo es utilizado para el Parque, sino para toda la región. Se consolidan cargas en el Parque para importación y exportación, es algo que facilita mucho ese trabajo. En el corredor de la Ruta N° 5, es el único Parque que tiene aduana o puerto seco, y está trabajando con todo ese corredor”, aseguró la contadora pública nacional y administradora del Parque, Natalia Barbieri.

Corría el año 1969 cuando el Municipio de Chivilcoy adquirió 42 hectáreas con un proyecto como objetivo: la creación de un Parque Industrial en la ciudad. La idea, para aquel entonces, fue sumamente innovadora: los chivilcoyanos seguirían los pasos de los recientes parques de Olavarría y Bahía Blanca, subiéndose al podio de los primeros emprendimientos de este estilo en el país. Juan Rodolfo Fernández, Industrias Colombo S.A.I.C.I.F.A., Compañía Tifam S.R.L., Galland Hermanos S.A.C., Santiago Patricio Rolandi e Industrias Taurus S.C.A. fueron las primeras compañías que se radicaron y marcaron el camino a las que siguieron.

No fue hasta 1973 donde, luego del crecimiento de distintos sectores industriales que comenzaban a expandirse, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires de aquel entonces, Oscar Bidegain, promulgó la Ley de Parques Industriales, estipulando la primera reglamentación oficial al respecto. La misma sufriría, con el tiempo, diversas modificaciones: en 1976, 1983, 1991 y 2007.

El Parque Industrial de Chivilcoy es de iniciativa pública pero gestionado de forma privada. De eso se encarga la Asociación de Propietarios del Parque Industrial Chivilcoy (APPIC), cuyo presidente, Jorge Ballarini y su administradora, Natalia Barbieri, dialogaron con Revista Repro sobre el presente de este parque que, desde sus inicios, ya duplicó su extensión territorial y cuenta con sus particularidades.

“Los Parques Industriales hacen crecer a una comunidad, fundamentalmente a partir del crecimiento de las empresas. El crecimiento de la ciudad fue tan grande que gente que se había mudado ‘afuera’ de la ciudad, ahora quedó adentro”, comentó Ballarini. El crecimiento del cual habla está acompañado de los números con los que cuenta hoy el Parque: 84 hectáreas, de las cuales el 95% están ocupadas por 67 empresas (34 de ellas, instaladas en los últimos 7 años), que emplean de manera directa a alrededor de 1900 trabajadores y trabajadoras.  

Las industrias dentro del Parque son sumamente variadas: hay fábricas y empresas que se dedican, entre otras cosas, a los rubros Agroindustrial, construcción, metalúrgica, alimenticia, textil, calzado, automotriz, plásticos, alimentos balanceados, agroinsumos, transporte y logística, imprenta, plásticos y reciclados.

“Luego de las primeras 42 hectáreas, en 1997 se terminaron de adquirir otras 42. La anécdota que tenemos con eso es que, por varios años, hasta que se regularizó la situación, ese sector estuvo sembrado de soja. Con eso se cubrían los gastos, para aprovechar el tiempo y el espacio”, recuerda Ballarini.

 

Reactivación del Parque: Una acción por los puestos de trabajo

Ya con el predio actual de 84 hectáreas, el proceso de crecimiento fue exponencial y distinto a lo que años anteriores se avizoraba. Sin embargo, hubo una llegada a la ciudad que cambió el paradigma del Parque Industrial y también de la comunidad chivilcoyana: la firma de capital brasileño Paquetá desembarcó en 2007 con una “revolución” laboral. “Cuando llegó la empresa Paquetá, que hizo un convenio con el Municipio de aquel entonces, se generaron alrededor 1100 puestos de trabajo e incluso más también, porque además hay que contar los puestos de trabajo indirectos en la ciudad”, expresó Ballarini.

El Parque Industrial Chivilcoy se fundó en 1969, siguiendo los pasos de Olavarría y Bahía Blanca, subiéndose al podio de los primeros emprendimientos de este estilo en el país.

En 2018, la empresa debió cerrar por la crisis económica. El golpe para la ciudad, para sus trabajadores y para el Parque fue duro debido a los puestos laborales perdidos. El hecho impactó también en otras empresas del predio: una de ellas fabricaba las suelas para Paquetá, y luego de algunos “malabares”, lograron reconvertirse en una talabartería y poder tener continuidad productiva. “Eso es la ventaja de tener un Parque Industrial con estas características, con todos los servicios, te da un margen de reconversión”, expresó el presidente.

Dos años después, en pandemia, la firma volvió a abrir sus puertas bajo el nombre de Perchet, incorporando a alrededor de 290 trabajadores, de los cuales el 90% había sido parte de los despidos de 2018.

“Somos optimistas con respecto a la generación de puestos de trabajo a futuro. La empresa que reemplazó a Paquetá, Perchet, está con una proyección grande de incorporación de trabajadores, el aumento del empleo creemos que va a ser considerable. Es un tipo de industria que tiene una mano de obra intensiva”, indicó la administradora, Natalia Barbieri.

Puerto seco y depósito fiscal: Caso único en el corredor de la Ruta N° 5

Entre las particularidades del Parque Industrial Chivilcoy, además de ser uno de los más antiguos, podemos encontrar que cuenta, dentro de su predio, un puerto seco. “En el Parque tenemos un puerto seco, que depende de la Aduana. No sólo es utilizado para el Parque, sino para toda la región. Se consolidan cargas en el Parque para importación y exportación, es algo que facilita mucho ese trabajo. En el corredor de la Ruta N° 5, es el único Parque que tiene aduana o puerto seco, y está trabajando con todo ese corredor”, aseguró la contadora pública nacional, Natalia Barbieri. La habilitación de AFIP como zona operativa aduanera llegó el 17 de junio de 2009 y dos meses después, el 25 de agosto de 2009, se logró la habilitación como depósito fiscal.

 

El Parque Industrial como Destino Sustentable

La cuestión medioambiental ocupa un aspecto central en la administración del Parque Industrial de Chivilcoy. Al respecto, Barbieri cuenta: “Tenemos una gestión integral de residuos urbanos. Todos los residuos de las empresas reciclables van a una planta de tratamiento Municipal que ya es Destino Sustentable certificado por el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS) y la idea es que cada vez se fomente más, hasta poder llegar a un sistema de economía circular. Usando los productos que se tiran, la idea es que vuelvan a la industria o vuelvan en forma de material”.

“Es un proceso ‘evangelizador’, como todo, porque todos estamos aprendiendo en el sentido ecológico, sustentable. Todas las empresas ya están trabajando en ese sentido, porque los residuos los tienen que tirar de una determinada manera, clasificarlos, para poder reutilizarlos. Es acomodar con tiempo y ocuparse”.

En la actualidad, el Parque cuenta con Recolección diferenciada, donde tres veces por semana se recoge el material de las fábricas. Por otro lado, se está instalando en el Parque una empresa que se dedicará exclusivamente a utilizar los residuos plásticos para la fabricación de amoblamiento urbano. “Se está haciendo un trabajo importante en eso. Ahora vamos por los residuos especiales”, manifestó la administradora. 

Hay fábricas y empresas que se dedican, entre otras cosas, a los rubros Agroindustrial, construcción, metalúrgica, alimenticia, textil, calzado, automotriz, plásticos, alimentos balanceados, agroinsumos, transporte y logística, imprenta, plásticos y reciclados.
En el Parque tenemos un puerto seco, que depende de la Aduana. No sólo es utilizado para el Parque, sino para toda la región. Se consolidan cargas en el Parque para importación y exportación. En el corredor de la Ruta N° 5, es el único que cuenta con este servicio.

Apostando a la capacitación y la tecnología industrial

En octubre de 2018, se inauguró dentro del Parque Industrial el Centro Tecnológico de Capacitación e Innovación (CTCI), en donde se llevan a cabo cursos, capacitaciones y reuniones, abiertas a todas las empresas, trabajadores y trabajadoras instaladas. “El CTCI lo conseguimos a través de un Aporte No Reembolsable (ANR) de Nación, pero costó muchísimo tiempo. Ahí también participó el Municipio, ya que debe pagar el 10% del costo. El proyecto que tenemos es agrandar el espacio y la oferta educativa. La idea es hacer una nave de 200 m2, con maquinaria específica para la capacitación”, destacó el presidente Ballarini.

Natalia Barbieri es contadora pública nacional, además de ser administradora de consorcios y se desempeña, como se indicó anteriormente, como Administradora de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial Chivilcoy (APPIC).

Por otro lado, se dio en 2021 una fuerte apuesta a la tecnología industrial. Mediante un acuerdo firmado con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el objetivo, destacan desde el Parque, es contribuir al desarrollo de la industria local “a través de la generación y la transferencia de tecnología, la certificación de procesos, productos y personas y el aseguramiento de la calidad de los bienes y servicios”. A través del instituto, de esta manera, se llevan a cabo certificaciones de productos y procesos, pruebas de metrología y calidad, capacitación y formación, asistencia técnica y tecnológica y vinculaciones con distintos tipos de industrias y empresas de todo el país.

Barbieri agrega, además, los proyectos que vienen en el corto plazo, para 2022: “Dentro del ANR del próximo año, vamos a presentar el proyecto para realizar la pavimentación de calles internas que faltan, una entrada nueva al Parque, distinta a la única actual por Ruta N° 5, y un polo de acopio de residuos para hacer una planta separadora y prensadora, dentro del predio”.

 

Contadora pública y mujer: Un eje de la administración

Tal y como se contó en ediciones anteriores sobre el trabajo en los Parques Industriales Moreno 1 y 2 (VER NOTA), la impronta del rol de la mujer es destacada y muy tenida en cuenta en el Parque Industrial Chivilcoy. Natalia Barbieri es contadora pública nacional, además de ser administradora de consorcios y se desempeña, como se indicó anteriormente, como Administradora de la Asociación de Propietarios del Parque Industrial Chivilcoy (APPIC). “Es fundamental nuestra profesión, y que ese lugar, de la administración se profesionalice, porque hay muchas aristas, presentaciones, ANR nacionales para la obtención de fondos, y demás trámites. Realmente es importante que el lugar esté profesionalizado”, destaca y agrega: “En Chivilcoy, el tema de género está muy activo. Dentro del Parque, antes de la pandemia, estaba el programa Ganar-Ganar, y uno de esos estudios se hizo acá en la ciudad, con mujeres chivilcoyanas. La potencialidad que tienen las mujeres emprendedoras, empresarias, y que no están del todo visibilizadas, es enorme. Premios como el ‘Mujer empresaria bonaerense’, lo que hacen es visibilizar a esas mujeres, lo que aportan, su mirada, su trabajo”.


TAGS •

Provincia de Buenos Aires, Trabajo, Producción, Parque Industrial, Chivilcoy,
Vorknews Sistema para diarios online