El Dr. Agustín Máspoli, contador público matriculado en nuestro Consejo Profesional, y que desde el 2017 ocupa el cargo de Senador Provincial. “Estudiar ciencias económicas fue algo que tenía decidido desde muy temprana edad”, asegura. Tras estudiar en la Universidad de Buenos Aires, volvió a su Chacabuco natal para trabajar por diez años en el ámbito privado. En 2015, asume como Secretario de Hacienda municipal y en 2017 es elegido como Senador Provincial. “No sería el Senador que soy, no digo ni bueno ni malo, sin haber pasado por un Estudio Contable”, afirma.

Cada historia de cada persona de cada lugar es completamente distinta. Sin embargo, hay puntos de enlace que nos permiten encontrar similitudes, formar comunidades en torno a coincidencias, a parámetros definitorios en elecciones de vida. Algo así parece unir, por ejemplo, a muchos niños, niñas y adolescentes que tienen cierta atracción y facilidad desde pequeños con los números y las operaciones matemáticas. Una gran mayoría de ellos elige una carrera en Ciencias Económicas para seguir desarrollando esa temprana pasión.

Uno de esos casos es el del Dr. Agustín Máspoli, contador público matriculado en nuestro Consejo Profesional, y que desde el 2017 ocupa el cargo de Senador Provincial. “Estudiar ciencias económicas fue algo que tenía decidido desde muy temprana edad. Siempre me gustó la matemática y siempre me fue bien. Seguramente por una relación lógica decidí que mi futuro iba a ser contador público”, expresa el Senador. Hurgando un poco más en su memoria, encuentra un recuerdo que, tal vez sin pensarlo, también inclinó la balanza en su decisión: “Me enteré que mi papá había empezado también la carrera y no pudo recibirse. Estudió en La Plata y no pudo terminar. No sé si lo sabía y me marcó, no lo tengo en claro, pero es algo que a veces lo relaciono”, menciona.

Marcas de la crisis: El paso por la Universidad de Buenos Aires

Corría el año 1999 cuando Máspoli se trasladó desde su Chacabuco natal hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para comenzar la carrera de Contador Público en la Universidad de Buenos Aires (UBA). “Sin dudas fue un momento muy interesante de la vida. Dejar la casa a los 18 años, convivir con mi hermano un tiempo y luego ya vivir solo”, comienza en su relato el colega. En cuanto a la situación social y política, la Argentina arrastraba una crisis de años que estalló en diciembre del 2001 y que tuvo como epicentro la ciudad de Buenos Aires.

“Ese momento fue bravo. Yo vivía en las zonas de facultades, cerca de la facultad de Medicina. La de Ciencias Económicas está a un par de cuadras de ahí y siempre iba caminando. En esa zona también estaba la Facultad de Sociales, en la calle Uriburu y Marcelo T. de Alvear. Cortaban la calle y daban clases ahí. Era atravesar clases públicas que se dictaban en la calle. Visto ahora, años después, un momento muy delicado, pero en ese momento lo habíamos normalizado, tomábamos así todo lo que estaba sucediendo, toda la efervescencia que se vivía”, recuerda.


El primer trabajo en un Estudio Contable: lo fundamental

Antes de finalizar la carrera de contador público, que también marcaría el final de su estancia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el Dr. Máspoli también tuvo su primera experiencia laboral en un estudio contable, hecho que considera “fundamental” para su desarrollo profesional. “Fue promediando la mitad de la carrera. La verdad lo recomiendo y a todo el que puedo se lo digo me consultan, ahora que tengo por ejemplo a mi sobrino en edad de comenzar la universidad. A veces un año más o menos de carrera no es tan importante como tener experiencia, al menos en nuestra carrera”, manifiesta.

Estudiar ciencias económicas fue algo que tenía decidido desde muy temprana edad.

En principio, lo que hizo en el estudio fueron cuestiones básicas: desde hacer mandados hasta cargar facturas. “Lo que ahora le dicen Data Entry”, dice entre risas. “Esos fueron los últimos dos o tres años de la carrera, recuerdo que trabajaba muchísimas horas y cursaba de noche o en la cursada del primer horario, a las 7, antes de entrar al trabajo”, continúa el Senador.

En 2005, ya con la carrera finalizada, Máspoli regresó a la ciudad de Chacabuco. “No sé bien por qué motivo, pero no quería estar más en Buenos Aires”, asegura. “En 2006, ya en mi ciudad, entré a trabajar en el estudio de dos personas a quienes quiero nombrar, Luis Mussini y Andrés Zanlungo, quienes me dieron la oportunidad de entrar a trabajar con ellos hasta el 2015”, cuenta.

El Dr. Agustín Máspoli en la campaña del 2017.

2015: El año del desembarco en la gestión pública

Diez años después de su regreso a su ciudad, al Dr. Máspoli le llegó un llamado que, sin saberlo, cambiaría, al menos hasta el momento, su vida y su rutina diaria. El actual intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, le propuso sumarse a su campaña. Pocos meses después, resultan ganadores de la elección y Máspoli asume como Secretario de Hacienda del Municipio, abriendo camino a una nueva tarea, hasta el momento desconocida. Incluso, desde hacía mucho tiempo el ahora Senador no participaba activamente de actos partidarios. “Yo me afilié a la Unión Cívica Radical a los 18 años, pero previo a eso tenía alguna militancia en lo que fue la juventud en 1995, 1996, mi paso por la Juventud Radical.  Luego me fui a estudiar y tuve un paso por Franja Morada, pero en 2001 me desencanté, fue un momento muy duro para los radicales. Entiendo y valoro mucho a los que se quedaron peleándola, pero yo en ese momento tuve un desencanto en la política, y me alejé de la militancia activa”, cuenta Máspoli.

Ya como Secretario de Hacienda municipal, mantuvo también su trabajo en el sector privado por dos años más. En esa experiencia, el ahora Senador recuerda que “fui a visitar a un colega de años que había ocupado ese cargo, porque me asustaba un poco la situación de serlo cuando no tenía una formación en la política pública. Yo tenía formación en el ámbito privado, en el estudio contable, liquidando impuestos, trabajando con sociedades, pero de lo público no tenía experiencia”.

“El conocimiento que te da la profesión, el haber tratado con mucha gente en un estudio contable, creo que vale más que una cuestión técnica pura. Uno está ahí para tomar decisiones”, afirma.

Un contador en la Cámara Alta provincial

Faltaba poco tiempo para que se cumplan los dos años como Secretario de Hacienda, cuando una nueva propuesta toca a la puerta del contador Máspoli. En el 2017 se sometería por primera vez a una elección: sería como Senador Provincial por la cuarta sección electoral, cargo que ocupa hasta el día de hoy. “Lo primero que me toca como Senador, y el aporte que hago como profesional ahí, es la vicepresidencia de la Comisión de Presupuesto. Ese espacio tiene mucho trabajo durante el año pero su época fuerte es cuando ingresa el presupuesto. Ahí es ver lo que uno trabajaba desde detrás del escritorio en el estudio contable, cómo se genera, la ley impositiva por ejemplo”, expresa.

  • Asunción como Senador Provincial por la cuarta sección electoral.
  • Durante la pandemia, las sesiones en el Senado se dieron de manera virtual.
Recomiendo pasar por un estudio contable mientras se estudia. A veces un año más o menos de carrera no es tan importante como tener esa experiencia.

La ley impositiva provincial es aquella que fija las cuotas y alícuotas de impuestos, tasas y contribuciones año a año y es aquella con la que trabajan los contadores día a día, más allá de las leyes nacionales y ordenanzas municipales correspondientes. “En la Comisión somos muchos profesionales en Ciencias Económicas, pero no todos, así que es una discusión interesante la que se da ahí, lo que uno puede aportar, y más aún, en la experiencia de haber trabajado en un estudio contable, que para mí es lo más importante”,  cuenta el Senador y sigue: “Yo siempre digo que no hubiera sido el Senador que fui, ni bueno ni malo, digo lo que fui, sin la experiencia de haber pasado por un estudio contable”.

En ese sentido, Máspoli opina también sobre lo social de las ciencias económicas: “Sin dudas las ciencias económicas tienen mucho de social. Cuando uno está frente a un contribuyente, o un cliente, o un amigo asesorándolo atrás de un escritorio, no estás aplicando una ciencia exacta. Estás hablando con una persona, que manifiesta una inquietud, y que atrás de esa inquietud hay un montón de cuestiones que se desencadenan. Y cuando uno está legislando, o tomando una decisión en cuanto a una tasa de ingresos brutos, está determinando un montón de cuestiones que tienen que ver con lo social. Así que yo no tengo dudas de que la mirada social y la formación que uno ha tenido desde la universidad, de toda la trayectoria escolar y también el paso por la profesión, te marcan de una manera puntual para ejercer en este caso una Senaduría”.

 

Los jóvenes y el futuro de las ciencias económicas

Luego de varios minutos de charla, y como es habitual para finalizar, Repro Digital le pidió una opinión al Dr. Máspoli acerca de los jóvenes que optan o tienen pensado elegir un camino profesional en las ciencias económicas. Al respecto, el Senador aseguró: “El mensaje es que si tienen la inquietud y las ganas de estudiar, tienen que hacerlo. Yo abriría acá un poco mi mente a muchas carreras dentro del ámbito de las ciencias económicas que se pueden estudiar, quizás podríamos decir más modernas, que muy interesantes. Hay muchas y hay que alentar a estudiar esas otras carreras. Por otro lado, también les digo que acercarse al Consejo es muy importante. El Consejo fue una parte importante de mi formación. Yo me acerqué al a Delegación Chacabuco, es importante acercarse a la comunidad de profesionales”.


TAGS •

Chacabuco, Contador Público, Economía, política, Gestión Pública, Profesionales en Ciencias Económicas, Agustín Máspoli, Senador,
Vorknews Sistema para diarios online