El autor analiza la era de los datos en un mundo digital y explica la anatomía del dato. Detalla los tipos de datos y lo que ellos llevan consigo: Volumen, Velocidad, Variedad, Variabilidad y Veracidad.

Solo comprendiendo la complejidad de este mundo es como entenderemos la creación de carreras profesionales especializadas en su abordaje.

Los profesionales en Ciencias Económicas son protagonistas en la administración de datos por lo que es vital comprender el poder que en ellos reside.

ARTÍCULO PUBLICADO EL viernes 06 de enero
Edición N. 131 - Enero / Febrero 2023

NOTAS DE AUTOR

Dr. Alexis German Antoniucci Luz Clara Dr. Alexis German Antoniucci Luz Clara Procurador y Abogado

Hoy en día nos vemos rodeados de información, de datos y de procesos, de los cuales no somos del todo conscientes que ocurren. Las empresas están en constante batalla por complacer a sus clientes y usuarios, darles lo que quieren, generar contenido atractivo. Nosotros en constante producción de parámetros y datos que son fuente inagotable de información para tal fin.

Cuando encontramos que las plataformas, páginas, aplicaciones, son más amigables, nos gustan más; cuando las publicidades que vemos, que nos llegan por mail, son las que necesitamos; cuando ese vuelo que buscamos nos aparece mágicamente, todo eso no es más que fruto de nuestra propia creación. Es el constante trabajo que hacemos de generar de nosotros un perfil exacto de nuestras pretensiones, gustos, aficiones, hobbies, etc. 

 

Anatomía del dato

Un Dato es la porción más pequeña de información. Entonces teniendo en cuenta esto, ¿qué de lo que nosotros producimos será un dato? Primero que nada, los datos tenemos que dividirlos en Datos Privados: es decir, aquellos a los que no cualquiera puede acceder y debemos brindarlos nosotros como titulares; y por otro lado tenemos los datos Públicos, aquellos a los cuales cualquier persona tendría acceso ya que están en bases de datos públicas, ya bien del estado, o de cualquier entidad.

Tenemos dentro de la primera clasificación una sub división que son los datos sensibles, que constituyen aquellos a los cuales les otorgamos un valor un poco mayor ya que de ser sabidos de forma abierta podrían tener algún tipo de sesgo sobre las personas que lo conocieran o generar discriminación. Podemos encontrar a modo de ejemplo: filiación política, sexualidad, religión, salud, etc.

¿Qué ocurre aquí? no todas las personas tienen los mismos tipos de datos sensibles. Por ejemplo, es de sumo interés conocer la filiación política de un dirigente o candidato a elecciones presidenciales; y no por ello estamos violando algún tipo de restricción o protección, porque entendemos de suma importancia estos datos siendo una persona pública la que tenemos que tratar.

Con esta explicación podemos ver que no todas las personas son tratadas de igual manera, tenemos que ver qué tan pública o privada es la persona en sí, para saber cuáles son esos datos que se le van a proteger y cuáles a diferencia van a ser “vulnerados” en post del bien común.  

Las empresas están en constante batalla por complacer a sus clientes. Nosotros en constante producción de datos que son fuente inagotable de información para tal fin.

Perspectiva de los Datos

Poco sentido tiene si nos ponemos a analizar a los datos de forma aislada y separada. Siendo así nunca podríamos asegurar que nuestros datos tienen valor para las empresas, ya que estarían solo teniendo un valor único y que podría no condecir con una generalidad, haciendo posible que se tomen decisiones concretas solo para ese sujeto del dato.

Ahora bien, distinto es lo que ocurre dentro del ámbito informático porque la producción de los datos es muchísimo más fácil y hasta en un punto inconsciente por parte de los usuarios que los generan a todo momento.

Cuando ponemos en perspectiva la cantidad de acciones que ocurren en un solo instante dentro del ámbito de internet podemos entender por qué entonces nuestros datos son tan valiosos.

En cada minuto que pasa se efectúan compras virtuales por 1.7 millones de dólares.

En cada minuto se subieron 500 horas de contenido en YouTube, se descargaron más de 415.000 aplicaciones, se compartieron más de 700.000 historias en Instagram, se generaron más de 200.000 tweets, se hicieron más de 2 millones de swipes en Tinder, se enviaron 2 millones de mails, se enviaron 70 millones de mensajes de whatsapps, se compró virtualmente por 1.7 millones de dólares, se están utilizando 28.000 cuentas de Netflix, entre otras tantas cosas que ocurren dentro de este entorno.

Al tomar una dimensión aproximada de cómo es el flujo de los datos y la magnitud de ellos, ahora sí podemos entender el por qué del interés por parte de las empresas. Pero entonces debemos llegar al producto que estos generan, ya que el solo hecho de un montón de datos aislados no tendrían ningún provecho.

En este punto es donde entra en juego el Big Data (utilizado para describir a un gran volumen de datos que producen las distintas interacciones). Entonces, no es en sí el dato lo que se persigue en estas situaciones, sino el resultado que puede arrojarnos una vez que estos son procesados, analizados y puestos en un contexto determinado.  Con lo que probablemente se llegue a una serie de conclusiones en las cuales las empresas o quienes estén utilizando este análisis puedan apoyarse para tomar decisiones valiosas en cuanto a su actividad, industria, campaña, futuro, etc.

Hablar de este tema, implica mucho trabajo de análisis y dentro de esta cadena, como resultado de la gran demanda, se crearon profesiones exclusivas en el manejo de estos datos.

A grandes rasgos tenemos que saber que los datos llevan consigo:

No todas las personas tienen los mismos tipos de datos sensibles.
  • Volumen: la cantidad contundente de estos que se generan, tanto de forma consciente o voluntaria como involuntaria o inconsciente.
  • Velocidad: porque a mayor flujo y producción de datos, también se necesita poder procesarlos más rápido.
  • Variedad: porque no solo son datos numéricos o contenido de texto, sino que tenemos fotos, voces, audios, videos, meta datos, entre otros.
  • Variabilidad: no se manejan o rigen por una norma o modelo, porque están íntimamente relacionados con la interacción que tienen los usuarios y de ellos dependen estos datos.
  • Veracidad: los resultados que nos arrojen tienen que poder ser lo más fidedignos a la realidad.
Con este análisis podemos entender que en la producción de información no solo participan datos sino toda una cadena de “producción” para la toma de decisiones.

 

Principios de los Datos

Como todo ámbito jurídico, necesita de bases fundamentales sobre las cuales ir construyendo el esquema que va a regir. En este caso el manejo, uso y procesamiento de la información.

Principios por los que se rigen los datos: Temporalidad, Finalidad, Buena fe, Transparencia, Calidad, Limitación, Justificación social, Confidencialidad, Seguridad, Participación, Consentimiento, Acceso. Estos describen la forma en que se deben recolectar y tratar los datos, ya sea con el consentimiento del titular del mismo, que sea por un tiempo determinado, que no se hagan públicos, que se tenga un fin para esa recolección, que sean datos ciertos, entre los demás expuestos.

Estos nos aseguran un correcto uso y orden al momento de manejar no solo los datos, las bases y las entidades que gestionan la información, sino también las leyes que van a sancionarse en función de las necesidades que esta actividad vaya suscitando.

Estos nos aseguran un correcto uso y orden al momento de manejar no solo los datos, las bases y las entidades que gestionan la información, sino también las leyes que van a sancionarse en función de las necesidades que esta actividad vaya suscitando.


Protección de los datos

El Estado nos acerca diversos tipos de recursos para poder protegernos en el caso de que sea necesario. Principalmente tenemos reconocido dentro de la misma Constitución Nacional un recurso de Amparo previsto exclusivamente para tratar temas de datos (Habeas Data), que viene a realizar acciones que terminen con alguna afectación que se esté generando sobre una persona.

La ciencia de datos es uno de los trabajos más prometedores de la nueva economía.

El propio cuerpo del Articulo 43 de nuestra Constitución Argentina consagra esta acción de la siguiente manera:

“Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades públicas o de particulares, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva. Podrán interponer esta acción contra cualquier forma de discriminación y en lo relativo a los derechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al consumidor, así como a los derechos de incidencia colectiva en general, el afectado, el defensor del pueblo y las asociaciones que propendan a esos fines, registradas conforme a la ley, la que determinará los requisitos y formas de su organización. Toda persona podrá interponer esta acción para tomar conocimiento de los datos a ella referidos y de su finalidad, que consten en registros o bancos de datos públicos, o los privados destinados a proveer informes, y en caso de falsedad o discriminación, para exigir la supresión, rectificación, confidencialidad o actualización de aquéllos. No podrá afectarse el secreto de las fuentes de información periodística. Cuando el derecho lesionado, restringido, alterado o amenazado fuera la libertad física, o en caso de agravamiento ilegítimo en la forma o condiciones de detención, o en el de desaparición forzada de personas, la acción de hábeas corpus podrá ser interpuesta por el afectado o por cualquiera en su favor y el juez resolverá de inmediato, aun durante la vigencia del estado de sitio.”

 

Conclusiones

Más allá de las posibilidades y herramientas que tenemos a mano para poder evitar o sanear diferentes daños que se puedan suscitar, tenemos que tener en cuenta que la mejor forma de que los datos estén protegidos es que no se hayan generado. Para que una foto no se viralice, lo mejor es que esa foto no exista, que ese comentario no se haya escrito. No quiere decir esto que tenemos que tenerle miedo a la tecnología ni tampoco que debemos evitar tener contacto con ella, por el contrario, no hay mejor forma de entender y comprender los riesgos que esto tiene, que interactuar.

Con la llegada de internet los datos son por miles o millones, se producen, transmiten, desechan, archivan, comparten; más difícil lo fue en la era analógica, donde carecíamos de internet y del mundo digital. Ahora bien, en este mundo que nos acontece, de tecnologías nuevas y eras digitales, tenemos que proteger -quién más si no nosotros mismos- lo más valioso que tenemos, los datos. 

Como resultado de la gran demanda, se crearon profesiones exclusivas en el manejo de estos datos.

Los contenidos que se publican son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no expresan necesariamente el pensamiento de los editores.


TAGS •

Big Data, datos sensibles, Transparencia, Participación, Datos, Datos Privados, datos Públicos, protección de datos, vulnerabilidad, YouTube, aplicaciones, Instagram, tweets, Tinder, mails, whatsapps, Netflix, interacciones, manejo de datos, Volumen, Velocidad, Variedad, Variabilidad, Veracidad, Temporalidad, Finalidad, Buena fe, Calidad, Limitación, Justificación social, Confidencialidad, Seguridad, Consentimiento, Acceso, Habeas Data, Articulo 43, Constitución Argentina,
Vorknews Sistema para diarios online